15 mayo, 2013






 De Libertad Digital traemos esto de más abajo porque toca en la esencia de la penuria de la enseñanza en España. No, no es problema de dinero, es problema de preparación, de que muchos vagos se han ido a hacer Magisterio porque resultaba una salida más facilona. No, no son pocos, tampoco es algo a lo que seamos ajenos, muchos tenemos hijos  y sabemos el idioma que hablan para desgracia nuestra. Y sálvese el que pueda.


Los volvimos a ver en las calles. Sí, eran profesores españoles gritando consignas en defensa de la educación pública, en la creencia de que un gran papá debe dar a todos una buena educación, y por ello hay que gastar más, todo lo que sea necesario…
Los penosos resultados de España en los informes PISA y su alto nivel de deserción escolar –casi dobla el promedio europeo– nada tienen que ver con una hipotética falta de inversión o de recursos. El país europeo más exitoso en educación, Finlandia, invierte en ella –en términos reales por alumno– menos que España. Lo mismo vale para Corea, otro país puntero en las mediciones internacionales. Así que podemos desmentir categóricamente la idea acerca de la relación entre inversión y calidad educativa.
Lo que habría que decir de una vez es que, en educación, España gasta mucho y mal, y que una parte importante de ese gasto excesivo tiene que ver con los altos salarios que perciben los profesores de la pública. El pago al profesorado de primaria y secundaria representa en España el 73,2% del gasto total, muy por encima de la media OCDE (63,8%). Es decir, los altos salarios del profesorado español están en la base del alto gasto real por educando, cuyos resultados son francamente mediocres.
Por todo ello es lamentable que profesores que se cuentan entre los cinco mejores pagados del mundo den tan mal ejemplo. Esto muestra que no salen a las calles en defensa de un sistema educativo, sino de sus propios intereses. El resto les importa poco.

ideasyanalisis.wordpress.com