30 mayo, 2009

Terrorismo ecologista





Estrecho de Gibraltar


Nos están amenazando constantemente conque somos culpables de algo, que nuestras actitudes son ofensivas, que no tenemos derecho a consumir demasiada energía, esa que nos han obligado y nos obligan a gastar, y ahora como si de un caballo se hubiesen caído, se reconvierten en adalides del naturalismo, portadores de su antorcha y quieren llegar a creerse algo para lo que ellos nunca estuvieron preparados.

Nos dicen que el petróleo es malo, que lo será, pero es ahora cuando se dan cuenta que los grandes, los mejores y futuros negocios están en la ecología y estos listos se apuntan.

Se percatan que los molinos de viento de alta tecnología ya no son contaminantes visuales cuando descubren que sobre todo son fuentes de dinero fácil. Forman empresas dedicadas a eso, detestan las centrales nucleares porque seguramente no controlan del todo las conciencias, esas conciencias fáciles de manejar, tan fáciles como decantar un voto a la izquierda con la mentira como trasfondo. Es muy sencillo, todo muy sencillo.

Con la trampa tonta de la "sostenibilidad", que es algo que no se sabe muy bien qué es ni como se fundamenta, nos dicen que estamos acabando con la tierra, estos mismos que han escupido veneno sobre la naturaleza, estos mismos que jamás han ido a mirar una puesta de sol sin su coche al lado y sin saber mirar después si alguien ha dejado basura, o en el peor de los casos ignorándola, estos que se han apuntado al término cuando lo han escuchado tres veces en las televisiones afines.

Ahora estos cretinos nos quieren convencer que el futuro de la "sostenibilidad" está por los molinos de viento, qué digo molinos, torres, qué hablo de torres, megaartefactos insoportables a la vista y al paisaje, que no solamente son ofensivos sino que además los costearemos nosotros, los de a pie, los de infantería, mientras ellos, los políticos, seguirán gastando en coches oficiales, viajes en avión prescindibles, excesos insoportables y banalidades ya de por sí superfluas.

Resultará que con el pretexto de la "sostenibilidad" nos meterán esos megaartefactos por todas partes, en los lugares más recónditos, más perdidos, más virginales, nos acosarán con las plantas de energía solar, esa energía ruinosa, hasta que se harten de ganar dinero a nuestra costa y nos vuelvan a convencer que la energía nuclear es la más barata para el pueblo, que es al fin y al cabo el que la paga, ese pueblo al que luego manejan en las votaciones, lo llevan, lo traen, lo alimentan y luego... lo tiran. Vuelvo a lo mismo, todo es más fácil de lo que aparenta.

Los centrales eólicas o solares que se están montando en España son un gran negocio para unos pocos y desde luego ruinoso para el resto, porque si se llega a la demencial solución aportada por nuestro gobierno socialista de depender nuestro suministro energético sólo con energías "renovables ", el recibo, ese que a los muy ricos no les importa lo más mínimo y por lo tanto desprecian, ese recibo se multiplicaría cada mes más de un mil por cien y tendríamos que pagarlo los de siempre, incluidos los tontos útiles de la izquierda, los que votan con buena fe pero sin conocimiento de causa.

Siempre me creí un defensor de la naturaleza, fui un inocente que caí en Greenpeace cuando aún no era una multinacional, de eso hace muchos años, de Adena antes que se denominara WWW y limpié arroyos de mierda por mi cuenta, quité basuras de playas y discutí con cazadores que dejaban cartuchos de escopetas por miles y vienen estos listos a decirnos que el futuro es la ecología: el futuro será lo que queramos que sea.

Conozco grupos de izquierda que cuando salieron estos nuevos gigantescos molinos pataleaban de rabia e impotencia, ahora pasados los años y amansadas las fieras callan como corderos porque el dinero lo puede todo, lo que era infamante ahora es progreso.

Este si es el terrorismo ecologista, sabemos que están destruyendo la naturaleza contándonos cuentos mientras nos duermen, y cuando lo han conseguido se van a seguir sacando tajada porque saben que la mansedumbre de la izquierda es la mejor de todas las mansedumbres y la más fácil, solo se consigue con dinero, no hay que convencer a nadie.

En este momento la energía eólica es cara por la diferencia entre costo y beneficio, probablemente en un futuro no muy lejano no lo sea porque el petróleo se encarecerá y porque la tecnología habrá avanzado para hacerla menos costosa. Es decir, que forzar los tiempos en que se implemente esta solución quizá no sea lo más conveniente y esperar sería lo más razonable. Implementar este sistema si es carísimo no se justifica, sobre todo si el gobierno no inspira confianza.

No se puede cambiar un sistema económico a base de hundir a la base votante, si quieren modelos nuevos que se vayan implantando poco a poco, pero no a golpe de tambor como en una galera. Y encima se dicen progresistas. Asco me dan.

21 mayo, 2009

El ISLAM o la conquista de Europa


video

FUENTE: YOU TUBE . Muslim demographics (spanish)


Esto escribía hace dos años, ahora y para corroborarlo el video que más arriba nos asombra viene bien. O nos movemos a nos arrasan; los números cantan, cuidad a vuestras hijas:

Estamos leyendo un día sí y otro también las noticias que se refieren a la instalación en España, es decir Al Andalus, de grupos yihadistas que pretenden poner de rodillas al estado español para, como último fin, instaurar un estado islámico, esto que parece ser un guión de una novela es una realidad palpable para quien quiera mirar.

Las tácticas a emplear son todas. La izquierda les sirve de quinta columna, el grueso de musulmanes de escondite y nuestras leyes laxas de amparo. Las mezquitas que controla la policía son nada más que una parte de las cientos que escapan a ese control, en locales, pisos, negocios y otros lugares que les permiten el anonimato mientras hacen un trabajo callado y continuo, ellos no tienen prisa, más pronto que tarde las cosas les vendrán de cara, es decir, ya empiezan a
venirles de cara; el reclutamiento de adeptos es cada día más evidente, su adoctrinamiento hasta la deshumanización es una obra que se consigue a base de aislamiento, incultura o, cuando no es así, desarraigo.

Hay mezquitas que son verdaderas Academias del Odio, como las denominó el
Sunday Times. Granada es cabecera de esa lucha contra occidente, contra los herejes de Al Andalus. Idealizan de forma tergiversada la historia para hacernos creer que la coexistencia en España fue idílica cuando fue eso, coexistencia, no convivencia, y que la reconquista fue un acto de imperialismo y una guerra abierta e injusta contra una tierra que consideran suya. A ellos no les gusta mirar atrás, no quieren ver que antes de ellos había otros, muchos cristianos, paganos y también judíos.

Hay grupos que fueron de la ultra izquierda y que luego se instalaron en un islamismo andalusí, se llaman Liga Morisca, el salto es de vértigo, pero no son los únicos, también están Al Morabitún, o Sociedad del Retorno del Islam a Al Andalus, las cosas las tienen claras, y es conveniente que nosotros también. Sus fines son la aniquilación de la sociedad corrupta y hereje, no les valen ni cristianos, ni mucho menos judíos ni tan siquiera musulmanes moderados, que tienen que estar por algún lado, aunque su silencio ante tanta y tanta vesania es sintomático, el miedo es libre.

Consideran a Granada, Córdoba o
Sevilla piezas vitales en su desembarco, pero van a por España entera, tienen tiempo aunque no demasiada paciencia. Aquel que quiera ampliar información, que lea al profesor Javier Jordán, de la Facultad de Ciencias Políticas de Granada, les aclarará dudas.

No es casualidad que se amparen en nuestras leyes, Mohamed Hussein Fadllalah, líder espiritual del Hezbolá libanés decía que la democracia europea representaba" la mejor oportunidad para la difusión del islam en Europa", fue Bin Laden quien dijo que "conquistaremos Europa con las barrigas de nuestras mujeres", nada es casual, en ello están.

No fue casualidad tampoco que detuvieran y condenaran al periodista, residente en Granada, pero sirio de origen Taysir Alouni, un escándalo para muchos compañeros de la izquierda española y que todos podemos recordar como negaron, sin conocimiento ninguno, su vinculación con Al-Qaeda cuando luego quedó demostrada y aún sigue encarcelado. Ellos, mientras, callan.

Es muy difícil que este problema pueda tener solución sin la integración de los musulmanes en la sociedad, pero no lo desean en la mayoría de los casos porque se sienten amparados por estos desalmados que les hacen creer en su bondad cuando sólo pretenden su utilización para llegar al final de su camino que no es otro que la derrota de occidente. Aquí se está librando una guerra, pero hay quienes no quieren mirar y prefieren ver crecer la hierba, son nuestros políticos y la "progresía".

18 mayo, 2009

Los fascistas del diario Público e Israel

Activistas civiles palestinos, para el diario Público


Un periódico debe tener unas mínimas normas que cumplir y entre ellas el derecho a la defensa del mencionado, algo así como cualquier ciudadano, pero eso lo hará un diario con dignidad y este no es el caso, de quien hablo es del panfleto PÚBLICO , sí, de ese diario, una empresa socialista medio financiada con dinero de todos los españoles votemos o no al PSOE, una ruina económica que sólo sigue adelante porque las ayudas le llegarán más pronto que tarde; y nos quejamos de Egin y otros también panfletarios vascos ya cerrados.

Estos FASCISTAS , periodistas de PÚBLICO, han negado el derecho de réplica a un embajador de un estado democrático, de un estado que defiende a sus ciudadanos ante las tropelías, incluso periodísticas, porque tiene independencia judicial y activos todos los resortes de un estado occidental, porque son occidentales y democráticos, ese país se llama ISRAEL.

Estos miserables de PÚBLICO no tienen ni dignidad ni vergüenza como no la tienen los de Egin sus correligionarios de izquierda y métodos fascistas.

La carta aparece abajo tal cual para conocimiento e indignidad de estos miserables que se dicen periodistas pero niegan un derecho elemental como el de la defensa. Babosos.

Aunque de esto hace ya unos días no por ello deja de tener actualidad porque la manipulación informativa sobre el conflicto de Israel con los palestinos es bien conocida, claramente financiada con dinero saudí en occidente del que no deben estar ajenos estos lacayos como tantos otros. Habrá que tener en cuenta, por último, que el corresponsal vive, ¡ay! en... Israel, que allí si hay garantías de que una noche no te asesinarán por escribir contra alguien, incluso por difamar.




Estimado Sr. Monteira,




Le hago llegar esta carta para su publicación en la sección de “Cartas al director”.
El artículo de su corresponsal en Israel, Eugenio García Gascón, ““No critiquéis a Israel”” (21.4.2009) es una inusual colección concentrada de mentiras, incluso comparado con su habitual sesgo. Tan numerosas son las mentiras que resulta difícil saber por donde empezar. Me limitaré a apuntar las más flagrantes.

1. En Israel no hay apartheid. Alrededor del 10% de los parlamentarios israelíes son musulmanes, ha habido ministros musulmanes, hay colegas míos en el cuerpo diplomático que son musulmanes, hay musulmanes detentando altos cargos en la corte suprema, médicos en hospitales, abogados, estrellas del fútbol en equipos locales y en la selección nacional de Israel. En el próximo concurso de Eurovisión Israel estará representado por dos cantantes: la judía Noa y la árabe cristiana Mira Awad. No pretendo decir que la situación sea perfecta. Existe todavía un desequilibrio social y hay un margen para mejorar la situación de los ciudadanos árabes de Israel, pero de lo que no hay duda es de que gozan de unos derechos y libertades civiles que no tendrían en ningún otro país árabe. Muy revelador de lo que vengo diciendo es el hecho de que los refugiados que huyen de Darfur (en su mayoría musulmanes) no buscan acogida en ningún país árabe, sino que atraviesan toda la península del Sinaí para buscar asilo en Israel. El corresponsal lo sabe, pero oculta la verdad. Opta por la mentira.

2. ¿No se puede criticar a Israel? El hecho es que Israel sufre internacionalmente más críticas que ningún otro país. Bastaría repasar su diario para comprobar que machacar a Israel es parte de su doctrina. Israel sufre muchas más críticas que regímenes totalitarios y opresores de los derechos humanos como Irán, Siria, Libia, Cuba, Corea del norte o muchos otros. La hipocresía internacional respecto a Israel también queda de manifiesto al haberse convertido Israel en el país con más resoluciones en contra en los foros internacionales. Algo que tiene que ver con las mayorías automáticas formadas por este tipo de regímenes y sus aliados. No tengo ningún tipo de problema con las críticas fundadas hacia mi país, sino con las informaciones sesgadas y uniltaterales, el adoctrinamiento, y la mentira, recursos todos ellos utilizados por su corresponsal.

3. “Irán … no ha agredido a nadie desde hace siglos”. Sin duda la frase más increíble de este panfleto. He tenido que leerlo varias veces para poder creer que alguien lo había puesto negro sobre blanco. ¿Acaso piensa el sr. García que todos somos ignorantes o que el Alzheimer nos ha hecho perder la memoria? ¿Acaso hemos olvidado los millones muertos de la guerra Irán-Irak; los homosexuales ahorcados; las mujeres lapidadas hasta morir; las persecuciones de los bahais, de los kurdos y de otras minorías; los terroristas enviados a explotar por todo el mundo? En cualquier lugar donde existiese un mínimo de ética periodística esta sola frase debería haber sido suficiente para causar el cese inmediato del corresponsal.

4. Las declaraciones de Ahmadineyad amenazando con borrar a Israel del mapa y contra su derecho a existir no se formuló “aparentemente” una vez hace dos años, sino en numerosas ocasiones y “on the record”, lo mismo que sus frases negando el Holocausto, llegando incluso a convocar una conferencia internacional de negacionistas en Irán. Aparentemente, el Sr. García se ha contagiado del virus negacionista del líder iraní.
Podría entederse si el artículo hubiera sido escrito por un propagandista a sueldo del gobierno de Teherán. El hecho de que fuera escrito por un corresponsal para un medio del mundo libre es una evidencia del virus orwelliano que ocupó parte de los medios de comunicación en lo relacionado con Israel. Agregaría que si el Sr. García hubiera atrevido a escribir contra Irán desde ese país sólo un uno por ciento de lo que se permite escribir contra Israel, hubiera sido encarcelado o expulsado hace mucho tiempo. Bajo el paraguas de la democracia israelí él puede sentarse tranquilo en Jerusalén y producir allí de sus venenosas mentiras sin que a nadie se le ocurra tocar su inmunidad periodística.

Para concluir, lamento señalar el hecho de que un artículo lleno de falsedades se publica en su diario mientras que nadie en su redacción se hace la pregunta elemental: ¿cómo un racista y negacionista del Holocausto, un criminal como Ahmadineyad ha sido invitado de honor de una conferencia contra el racismo? Un indicio de la pérdida de la brújula moral por su diario.
Atentamente, reciba mis más cordiales saludos.


Raphael Schutz
Embajador de Israel

15 mayo, 2009

Este es el verdadero estado de la nación, idiotas


No, no hay que irse muy lejos para comprender qué significa España para muchos centenares de miles, tal vez millones, de Españoles que no quieren serlo, pero disfrutan lo mejor de la ciudadanía abominando de sus deberes.

El insulto que nos hicieron a los que consideramos ese himno como la simbología de lo propio, sin ir más allá, como ellos hacen exactamente igual con sus banderas o símbolos, pero claro, lo nuestro es despreciable y lo suyo admirable, fue insultante porque es el insulto lo que pretendían, sabedores, tontos no son, que al igual que para ellos un himno es más que música.

No, no soy de los que irían a una guerra civil en caso de una ruptura formal de España, de facto ya está hecha, por lo menos en la forma que hemos entendido durante centurias, ni soy de los que se lacerarían ante la emancipación de cualquier territorio ibérico. El que decida irse, la puerta está abierta por mí, pero que no me insulten por querer a mi patria, a mi nación, y mi nación no es sólo mi tierra nativa, mi pueblo, que sí considero el más hermoso, el más pobre también, pero único e insustituible. Mi nación es además las tierras que he pisado de niño, los campos que he visitado en trenes, andando o en vehículo y los he considerado como propios porque sus gentes y yo hemos compartido ese sol, conversaciones y criterios, hablo de las tierras ibéricas, naturalmente.

Ahora que los portugueses en las últimas estadísticas están más cerca que nunca del concepto España, algo que jamás les atrajo, vienen estos zarandajos a insultarnos con sus catetadas de nuevos ricos, porque sin dinero la cosa es distinta, pero ahora que sus economías están saneadas, salvemos la situación actual, dicen que donde dije digo...

Lo que me ofende no es solo la pitada y el insulto pretendidamente hiriente, es la diferencia entre los suyo y lo de los demás: su nacionalismo es bondadoso y perseguido, el nuestro lacerante e invasor.

Que no, que no es eso, que el nacionalismo es otra cosa, es pensar que sólo lo de uno es bello, que no hay otro rincón que se aproxime a esa belleza, que esa belleza es sagrada, como si la belleza que hay en todas partes no fuese universal. Yo reconozco mi tierra como hermosa y pobre, sin embargo a mi me emociona, pero ese concepto de propiedad no implica que reconozca que hay lugares mucho más bellos, más hermosos y hasta emocionantes, aunque no huelan igual que la mía. La diferencia es saber que lo nuestro no es una isla perdida, que siendo sublime hay otras muchas opciones a esta creencia.

Llevado a sus últimas consecuencias el nacionalismo crea entes propios; mi ciudad no quiere pertenecer a esta región, mi barrio, en su derecho emancipador, no quiere pertenecer a esta ciudad porque sus habitantes pueden ser de otro origen; dentro de ese barrio habrá habitantes que compartan el criterio de la región y decidan, también acogiéndose a su derecho, emanciparse a su vez de aquellos, y así hasta llegar a la propia casa, las propias habitaciones, las propias camas... una locura.

Cuando quieran que se vayan, que indemnicen al estado español, a la nación española, y que huyan, pero que no nos insulten si no quieren ser ofendidos a su vez, porque no es lo mismo correr que huir y el que lacera, podría ser lacerado. ¿O yo no tengo exactamente los mismos derechos de los idiotas?

Las ofensas que nos infirieron fueron meditadas y por lo tanto doblemente ofensivas. No, es un suceso accidental, es que el concepto de España está roto y eso me parece bien, siempre y cuando se decida entre todos porque no estoy dispuesto a que decidan ellos por sí cuándo y cómo decidan irse de una casa común, además de una compensación económica deben hacérmelo saber con tiempo, pero de manera formal, no con insultos que recojo como Job, pacientemente.

En el próximo evento en Barcelona se juntarán los andaluces, extremeños, murcianos, etc, e insultarán a todo catalán que se precie con ofensas a sus simbolismos. ¿Es ese el camino que queremos? me parece equivocado, pero que no me insulten, que empiecen respetando porque todos no somos como el santo Job.

11 mayo, 2009

El juez que humilla a España


Ha sido patético y sofocante ver como un estado moderno se humilla de forma servil ante la actitud casi chulesca de un juez que va de estrella y pone de rodillas a este estado al que no le queda ya vergüenza ni dignidad porque los políticos que lo dirigen son tan indeseables como los mismos piratas que secuestran barcos, asesinan a quienes pueden y ofenden a la justicia esa que dice imponer este juez deleznable y soberbio, juez que no nos olvidemos, quiere juzgar a políticos israelíes porque a este fulano se le antoja que cometieron asesinatos al ejercer el derecho a defensa de Israel contra todos los que atenten contra ese estado al que limitan bandas de asesinos, esos si.

El estado español y en su nombre el incapaz gobierno que lo gestiona se han permitido que el nombre de España sea el hazmerreir de todo el mundo cuando discutían con ese juez porque no se ponían de acuerdo si había que soltar a los piratas e indemnizarlos, o dejarlos en Kenia o, quien sabe, en Somalia.

Hay una fragata gastando millones de euros vigilando un océano, controlando a los piratas, jugándose las vidas y arriesgando prestigio para que entre el gobierno y ese soberbio y chulesco no sepan claramente que los malos deben estar siempre encerrados si no muertos, asi de sencillo, muertos como los que han sido secuestrados y no han tenido capacidad económica para comprar su vida.

Europa se sonroja al comprobar la capacidad de resolución de España y sus dirigentes. Han tocado fondo, el poco crédito se ha quemado, España se vende; es sofocante amanecer con estos idiotas en el gobierno sabiendo que mañana será peor que hoy, que el prestigio ya no caerá más abajo, pero la economía si podrá hacerlo.

Entre esta judicatura que no sólo no funciona, sino que además genera divos, este gobierno del todo perdido y violentado y esta sociedad que no sólo no se rebela sino que todavía le da soporte emocional, el futuro de este país se me antoja tan funesto como el de los barcos que naveguen por el Indico y tengan que estar protegidos por españoles.

04 mayo, 2009

Se trata de la VERDAD

¿Parapetos civiles?


Hay televisiones y periodistas que no informan, vomitan; unos que van indisolublemente unidos son Canal Sur y sus, entregados al régimen, empleados. Las noticias sobre Israel son tan zafias que volver sobre ellas sólo daña el sentido común de cualquiera.

¿Pero que hacer? , ¿ ignorarlos a unos y otros? , a fuerza de mentiras e insultos el mal ya está hecho, pero la reiteración de esa mentira, desinformación, y, como mucho, medias verdades, es superior a esta resistencia ante las tropelías. Hace unos días vuelta a los mismos tópicos de ignorantes adrede: los milicianos palestinos, los muertos inocentes, en este caso dos terroristas, la intransigencia israelí, el acoso sobre la población civil y tantos otros esquemas que ya vacíos de contenido desde hace tanto siguen escupiéndolos en la cara.

Pero no es sólo la fascista televisión andaluza, la moderna y progre Televisión Española, esa fábrica de mentiras y zafiedades estilo España en Directo, en su versión Internacional nos sorprende hace un par de dias con una magnífico reportaje, ya obsoleto, eso si, sobre la operación de Israel en Gaza, para defenderse, tengámoslo en cuenta, y que para ser imparciales eligen a una periodista de la cadena árabe Al Manar, de Hizbolá, o con grandes influencias de estos versados en historia y ética, para que vaya narrando sus penalidades a la hora de informar, claro, penalidades que infringen los israelíes, que para eso son los malos aquí y allí.

El resultado es un conjunto de detritus que descorazonan al neutro, pero que hacen su labor demoledora para aquel que ya está decantado del lado palestino. El salto lo hace ya tan grande que ya es imposible hacerlo sin caer al vacío. Esa es su labor, dinamitar la concordia.
No se trata de las tendencias hacia un costado u otro, ni de solapar sus bilis hacia el estado israelí, no pueden ni saben hacerlo, es por lo menos INTENTAR ser ecuánimes, ya se que eso no es posible, que todos tenemos escoras, pero lo cortés no quita lo valiente, quizá Israel de cada mil alabos de los palestinos y mundo árabe en general merezca uno sólo, pero si lo merece , por favor, hacedlo. No sigais con el engaño.

El enfoque de las noticias que estas televisones españolas nos ofrecen es claro reflejo de lo que en sí destilan. Si sobre Israel cuentan mentiras una sobre otra, en lo concerniente a otros temas actuarán exactamente igual, es decir, se decantan por el mejor postor incurriendo en la mentira, las más de las veces, constante, es fácil comprar voluntades, sólo hace falta dinero.

¿ LLegará la red a contrarrestar ese camino lleno de mezquindades que estas televisiones occidentales nos ofrecen ahora? será deficil, pero en ello estamos y desde hace cinco años al día de hoy la cosa ha cambiado mucho. La verdad se abre camino por internet, a codazos, pero está pudiendo. En ello están algunos periodistas y otros que , sencillamente, nos resulta insoportable, pero no sólo la mentira sobre Israel, toda la mentira que revolea por sus despachos.